Tales Of Demons And Gods Capítulo 273

descarga pdf flechas

 

Tales Of Demons And Gods 273 –  ¿Envenenado?

Sala de la Cultivación.

Luego de despedirse de Gu Bei, Nie Li y Lu Piao pasearon por el Instituto Cielo del Alma y llegaron a la Sala de la Cultivación.

Éste era el lugar donde se asignaban las misiones. Luego de que los estudiantes completen sus misiones, ellos regresarían aquí a recibir sus piedras espirituales, Artefactos, y muchas otras recompensas.

Con su pensión mensual, ellos nunca tendrían suficientes piedras espirituales. Por lo tanto, Nie Li y Lu Piao estaban forzados a encontrar otros métodos para adquirirlas.

El Reino de las Ruinas Dracónicas es un lugar extremadamente cruel donde incontables expertos compiten por los escasos recursos. Sin importar cuán alto sea el talento de uno, sería difícil elevar la cultivación de uno sin las piedras espirituales. Una de las mejores maneras de obtenerlas era uniéndose a una facción; luego de jurar lealtad, la facción proveerían a sus talentosos subordinados con una gran cantidad de piedras espirituales. Sin embargo, esto definitivamente no era una opción para Nie Li y Lu Piao.

Aparte de unirse a una facción, obtener las piedras espirituales por medio de las misiones de la Sala de la Cultivación también era una idea válida.

La Sala de la Cultivación estaba llena de estudiantes de varios distritos del Instituto Cielo del Alma. La sala también estaba llena de carteles de pared, cada uno abarrotado densamente con listados de trabajos.

Nie Li rápidamente revisó las misiones abiertas. Muchas de ellas eran trabajos de caza que pedían espíritus demoníacos de varios tipos de bestias demoníacas. Esos espíritus demoníacos tenían que tener por lo menos un índice de crecimiento Extraordinario para que puedan ser intercambiables por piedras espirituales; por ende, la dificultad de las misiones era bastante alta. Aparte de éstas, también había misiones para forjar armas, recolectar materiales, etc. Sin embargo, ninguno de éstas podían ser consideradas fáciles.

Lu Piao escaneó las misiones y suspiró cuando no encontró ninguna de su nivel. “Parece que es muy difícil conseguir las piedras espirituales.”

“Eso es cierto. La Secta de las Plumas Divinas, sólo controla un limitado número de Lagos de la Deidad. Cada lago produce varios decenas de miles de piedras para los discípulos de la División Interna de la Secta de las Plumas Divinas. Eso significa que una vez que sean divididas, no habrá mucho para nosotros,” explicó Nie Li.

“¡Obtener piedras espirituales es demasiado difícil! ¿Entonces qué hacemos ahora?” preguntó Lu Piao.

Nie Li apuntó a una misión en la pared y dijo, “¡Podemos intentar esta misión!”

“¿Cuál misión?” Lu Piao volteó a mirar a la lista que Nie Li estaba apuntando.

“La joven señorita Gu Lan del Clan Gu se encontró con un problema durante su cultivación, el cual la hizo quedarse postrada en cama. Si hay alguien que sea bien versado en medicina que pueda curar esta enfermedad de la joven señorita, la recompensa será de mil piedras espirituales.” Lu Piao murmuró mientras releía el aviso, “Mil piedras espirituales. El Clan Gu debe de ser muy rico. Gu Bei también parece ser del Clan Gu. Pero Nie Li, ¿Realmente estás pensando en coger este trabajo para curar su enfermedad y no para ligar con chicas? ¡El aviso dice que ya han tratado con muchos doctores bien conocidos, pero la joven señorita Gu Lan aún no ha sido curada!”

Nie Li puso los ojos en blanco hacia Lu Piao, “Claro que voy a curar su enfermedad. Salvar la vida de alguien es mejor que construir un edificio de siete pisos de pagoda. ¿Comprendes?”
[Frase china que significa que salvar la vida de alguien te da más respeto y es más útil que cuando un rey les construye una gran estructura para mostrar su poder y fama.]

Nie Li tenía bastante confianza en su Técnica Daoyin.

“Si tú realmente puedes curar su enfermedad y puedes ganar piedras espirituales al mismo tiempo, entonces no es una mala idea.” Lu Piao se acarició el mentón con su mano derecha y dijo, “Ese Gu Bei también parece ser un tipo bastante agradable. ¡Incluso se ofreció a invitarnos una comida!”

En su anterior vida, Nie Li había estado un poco al tanto acerca de Gu Lan. Ella era la hermana mayor del Maestro Bei y una chica misteriosa. Los rumores decían que cuando era joven, ella había sido lastimada en un accidente de cultivación que la dejó en silla de ruedas, paralizada desde la cintura hacia abajo. Ella también ya no podía cultivar más debido a su minusvalía. Sin embargo, aún así consiguió vivir por doscientos años. Los rumores también decían que Gu Lan era quien guío al Maestro Bei en el manejo de la espada y esa era la razón por la cual él había sido capaz de alcanzar el pináculo de la espada.

En su anterior vida, Nie Li había escuchado muchas leyendas acerca de Gu Lan que circulaban por todo el Reino de las Ruinas Dracónicas. Ahora, coincidentemente, había un aviso sobre eso aquí, así que seguramente no es un trampa. Por lo tanto, no había ningún daño en intentarlo.

Lu Piao apuntó a varios avisos que estaban pegadas en otra pared y dijo, “Nie Li, si tienes tanta confianza en tus habilidades medicinales, entonces mira aquí. Hay por lo menos cien otros anuncios acerca de personas que se han quedado enfermas durante sus cultivaciones. Si lograras curar a todas, eso no significa que tendríamos por lo menos varias decenas de miles de piedras espirituales.”

Al escuchar las palabras de Lu Piao, Nie Li sonrió amargamente y dijo, “¿Estás intentando hacerme trabajar hasta morir? Sin mencionar que la situación política de la Secta de las Plumas Divinas es extremadamente complicada. ¡Debemos de ser cautelosos con cada paso que demos! Si Gu Bei no se hubiera visto como un tipo muy honesto, ni siquiera hubiera querido mostrar mis habilidades y arriesgar atraer atenciones no deseadas.”

“Entonces hablaremos sobre eso luego de que hayas curado a la señorita del Clan Gu,” dijo Lu Piao al tiempo que sonreía.

Juntos, Nie Li y Lu Piao, salieron en busca de la dirección escrita en el anuncio.

En su camino a su destino, Nie Li recordó cuidadosamente toda la información relacionada con la Secta de las Plumas Divinas que había reunido durante su anterior vida. Dentro de la Secta de las Plumas Divinas, existían tres principales facciones: la Familia Sello del Dragón, el Clan Gu, y la Familia Llamas Grises, la cual es el Clan Jin al que Jin Yang pertenece. El Clan Yan de Yan Hao era muy bajo para poder ser comparado con aquellas tres principales facciones.

Nie Li tenía las intenciones de intentar curar a Gu Lan. Aparte de la recompensa de las mil piedras espirituales, también ayudaría a allanar el futuro para Lu Piao y él. Si ellos curaban a la joven señorita del Clan Gu, entonces ellos serían capaces de formar una buena relación con el clan, o por lo menos con Gu Bei.

Nie Li siguió a la dirección dada en el anuncio y arribó hasta un amplio patio en el área sur del Instituto Cielo del Alma.

Esta lugar era donde Gu Bei y Gu Lan se hospedaban, pero sólo era un de las muchas propiedades del Clan Gu. El gran portón estaba firmemente cerrado, dejando sólo una puerta lateral abierta para el ingreso. También había dos sirvientes haciendo guardia en la puerta pequeña.

“¿Me permite preguntarle a quién están buscando?” preguntó uno de los sirvientes.

“Bueno se trata de esto. Vimos el anuncio de trabajo en la Sala de la Cultivación y vinimos hasta aquí a tratar de curar la enfermedad de la joven señorita,” dijo Nie Li.

El sirviente inspeccionó con la mirada a Nie Li, luego agitó su mano y dijo, “Es mejor si se marchan rápido.”

“¿Será que la enfermedad de la joven señorita ya ha sido curada?” preguntó curiosamente Nie Li.

“La joven señorita ya ha sido examinada por muchos doctores quienes son excepcionalmente versados en medicina, pero incluso ellos no pudieron curar su enfermedad. ¿Realmente crees que tú puedes curar la enfermedad de nuestra joven señorita? ¡Sólo márchate rápido!” dijo uno de los sirvientes. Recientemente, el número de doctores que habían venido a examinar a la joven señorita ya había alcanzado una cifra de unos cuantos miles, o por lo menos varios cientos. Ninguno de ellos podía ayudarla. ¿Exactamente cuán viejo era Nie Li? ¿Cómo posiblemente podría él tener bastantes conocimientos médicos?

Nie Li frunció las cejas. “Vuestra joven señorita está buscando ayuda médica. ¿Cómo pueden saber ustedes si soy capaz o no, si ni siquiera me dejan ver la situación? ¿Ustedes tomaran responsabilidad por prevenir su recuperación?”

El sirviente nunca se esperó que Nie Li sea tan déspota y vaciló por un momento, inseguro si debería dejar entrar a Nie Li.

De repente, una persona caminó hacia fuera de la residencia. Era Gu Bei.

“¿Qué sucede?” preguntó Gu Bei con tono solemne. Alzó su cabeza y avistó a Nie Li y Lu Piao y se quedó aturdido brevemente. “¿Qué están haciendo ustedes aquí? ¿Están buscándome?”

Lu Piao rio para sí mismo del lado de Nie Li y respondió, “No estamos aquí por ti. Nos enteramos de que la señorita Gu Lan del Clan Gu está enferma. Vinimos a darle un vistazo para ver si podíamos curarla,”

Las cejas de Gu Bei se contrajeron al tiempo que observaba a Nie Li y Lu Piao con asombro mientras preguntaba, “¿Ustedes saben de medicina?”

Nie Li asintió. “Algo.”

Gu Bei se quedó en silencio por un momento. Aunque él estaba un poco escéptico, él aún asintió con la cabeza y dijo, “Entonces entren.”

Guiados por Gu Bei, ellos dos ingresaron a un patio extremadamente vasto. Al ingresar, el patio se abrió hacia un extenso jardín lleno de pabellones. Incluso había un pequeño puente con agua fluyendo por debajo. Era como una escena del paraíso. Incluso el aire cargaba una fragancia de flores celestiales.

“Mi hermana y yo somos descendientes directos del Clan Gu. Mi hermana fue una vez considerada la más sobresaliente entre las generaciones jóvenes. Sin embargo, ella se encontró con problemas durante su cultivación, los cuales paralizaron completamente todo su parte inferior del cuerpo. Nadie sabe cómo o por qué sucedió.” Al terminar sus palabras, los ojos de Gu Bei destellaron con rayos de depresión.

Nie Li vagamente sintió y comprendió las palabras de Gu Bei. Gu Lan era la víctima de los conflictos internos de la familia.

Lu Piao reflexionó por dentro. Así que Gu Bei y su hermana son sólo dos de muchos descendientes directos. Parece que este Clan Gu era una facción muy grande.

Nie Li y Lu Piao siguieron a Gu Bei por un pequeño camino hasta alcanzar un patio pequeño. Dentro, había una chica vestida de blanco quien estaba sentada tranquilamente en una silla. Sus claras pupilas eran como el agua de otoño e incrustados en su hermosa y delicada cara como gemas. Con una expresión calmada y pacífica, ella tranquilamente observaba a una flor púrpura en un pequeño montículo artificial. Ella tenía los labios de color claro que eran tan pálidos como el agua. Debajo de su ropa blanca estaba su piel de jade brillante. Rastros de enfermizo color gris se mostraban en su rostro, como una flor que podría marchitarse en cualquier momento.

“Belleza que dura hasta la primavera, las flores se marchitan y las personas mueren sin saberlo,” la chica vestida de blanco murmuró, con un rastro de tristeza entre sus cejas.

“Hermana mayor.” Un rayo de lágrimas destellaron por los ojos de Gu Bei. Mientras miraba a Gu Lan, su antes animosa hermana quien había sido puesta hasta este estado, Gu Bei sintió como si su corazón estuviera siendo desgarrado.

“Gu Bei, ¿Regresaste?” La chica de blanco reveló una débil sonrisa. Sus ojos se reposaron en los dos detrás de Gu Bei mientras preguntaba, “¿Estos dos son…?”

“Los dos son mis amigos.” Gu Bei no se atrevió a decir que Nie Li estaba aquí para examinar su enfermedad. Cada vez que un doctor la visitaba, ella siempre sonreiría y los rechazaba.

“Oh,” Gu Lan sonrió calmadamente y asintió con su cabeza hacia Nie Li y Lu Piao.

Lu Piao no pudo evitar preguntarse exactamente de qué tipo de enfermedad  sufría esta hermosa dama. Para que tal belleza en su apogeo sea forzada a estar sentada en una silla de ruedas por el resto de su vida, era simplemente una cruel broma de los cielos.

Nie Li observó a Gu Lan con una expresión pensativa.

Gu Lan notó que Nie Li había estado observándola y ella contrajo las cejas. Pero debido a que ellos eran los amigos de Gu Bei, ella no dijo nada.

“Nie Li, ¿Encontraste algo?” Lu Piao preguntó en voz baja.

“Ella no está enferma, ni ha estado fuera de control durante su cultivación. Ella fue envenenada,” dijo Nie Li. Su voz no era ni muy fuerte ni muy baja, sólo lo suficiente como para que pueda ser escuchado por Gu Bei y Gu Lan.

Luego de que Gu Bei escuchara esto, sus emociones se agitaron inmediatamente al tiempo que miraba a Nie Li y preguntaba, “¿Envenenada? ¿Estás intentando decir que mi hermana fue envenenada?”

Nie Li asintió. “Eso es correcto.”

Gu Bei estaba confundido. “¡Pero eso es imposible! Ha habido muchos doctores que han examinado a mi hermana anteriormente. Si ella hubiera sido envenenada, ¿Entonces por qué ellos no lo notaron?”

Gu Lan, quien estaba sentada a un lado, tampoco pudo evitar mirar fijamente a Nie Li. Este chico parecía incluso más joven que Gu Bei, ¿Pero será realmente un doctor? Si ella había sido envenenada, ella definitivamente lo habría notado. ¿Así que por qué no lo podía sentir?

descarga pdf flechas

Anuncios

2 comentarios en “Tales Of Demons And Gods Capítulo 273

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s