Tales Of Demons And Gods Capítulo 259

descarga pdf flechas

Tales Of Demons And Gods 259 – Ira

Nie Li empuñó fuertemente la Espada Meteorito del Dios Trueno. Cuando él vio cuan adolorido se veía Ye Zong, él sintió un agudo dolor en el corazón. Con su fuerza actual, él era capaz de entrar en batalla con el Señor Demonio; sin embargo matarlo aún sería una tarea difícil.

Luego de pasar tanto tiempo juntos, Nie Li veía dentro de su corazón a Ye Zong como un segundo padre.

Ye Zong aguantaba el dolor. Aunque uno de sus brazos había sido arrancado y estaba siendo sujetado por la garganta, él aún tenía un aire de orgullo inquebrantable.

Ye Zong dijo solemnemente. “¡Nie Li, no te preocupes por mí! ¡Usa todas tus fuerzas y mátalo! ¡Incluso si termino en el infierno, yo me iré feliz!” Su vista se desvió de Ye Ziyun. Él había pasado toda su vida protegiendo a Ciudad Gloria, y lo haría hasta dar su último respiro. La única cosa de la que se arrepentiría era dejar atrás a Ye Ziyun.

Cuando ella vio cuanto estaba sufriendo Ye Zong, lágrimas cayeron de las mejillas de Ye Ziyun. Ella recordó su infancia, cuando su padre la sostenía en brazos y la llevaba a lo largo mientras veían las distantes nubes escarlatas.

“Yun’er ¿Sabías? Ciudad Gloria es aquel lugar al que llamamos hogar. Innumerables ancestros han muerto con el fin de proteger este hogar. La sangre que han derramado ha contribuido a la gloria de la familia Viento de Nieve. Tú deberías sentirte orgullosa de tus ancestros. Si Ciudad Gloria se enfrenta al peligro algún día, yo también daré mi vida sin vacilar.”

En aquellos tiempos, Ye Ziyun no podía entender las palabras de su padre. Pero mientras crecía y empezaba a comprender, ella dio su mejor esfuerzo para hacerse fuerte y ayudar a su padre. Finalmente, ella había alcanzado el rango Leyenda, pero en este momento, ella sólo podía ver mientras Ye Zong sufría.

El Señor Demonio rio y dijo, “Ye Zong, ¿Pensaste que si todos ustedes unían fuerzas, serían capaces de matarme? Entrégame la Piedra Espíritu Demoniaco. ¡De lo contrario, sin mencionarte únicamente a ti, todos los presentes morirán!” Cuando terminó de hablar el Señor Demonio cogió el otro brazo de Ye Zong y lo arrancó.

Con ambos brazos desmembrados, la cara de Ye Zong se retorcía de dolor.

Por el contrario, su sufrimiento causaba que el Señor Demonio se sintiese feliz. Él sostuvo el cuello de Ye Zong y continuó poniéndole presión. Él podía matar a Ye Zong cuando lo desease, si le apeteciese aplicar más presión.

Al ver la vida de Ye Zong colgar de un hilo, Ye Mo gritó precipitadamente, “¡Espera, siempre y cuando dejes ir a Ye Zong, yo te entregaré la Piedra Espíritu Demoníaco!”

Ye Mo sacó una Piedra Espíritu Demoníaco.

El Señor Demonio rio fríamente, “¡Aviéntame la Piedra Espíritu Demoníaco!”

“¡Déjalo ir primero!” Dijo Ye Mo con voz solemne.

El Señor Demonio sonrió siniestramente y dijo, “Ye Mo, parece ser que todavía no tienes claro la situación actual. ¡Tú no tienes otra opción! Si no me pasas la Piedra Espíritu Demoníaco en este momento, yo primero mataré a Ye Zong, luego la arrebataré de tus manos. Después de eso, ¿Qué es lo que podrías hacerme?”

El Señor Demonio continuó ejerciendo presión mientras las extremidades de Ye Zong continuaban derramando sangre. ¡Si él no recibía atención inmediata, sería demasiado tarde!

Los ojos de Ye Mo se abrieron. Aunque él era normalmente extremadamente estricto con Ye Zong, Ye Zong siempre lo había hecho sentirse orgulloso. ¡Mientras veía a su propio hijo sufrir, él deseaba que fuese él quien sufriera!

“¡Esta es la Piedra Espíritu Demoníaco que querías!” Ye Mo aventó la piedra.

*¡Pa!*

El Señor Demonio atrapó la Piedra Espíritu Demoníaco con una mano y la verificó.

“¡Ahora, deja ir a Ye Zong!” Ye Mo apretó sus dos puños fuertemente y se preparó para recibir.

“¡Claro que te lo devolveré!” Una cruel y siniestra sonrisa estaba impregnada en el rostro del Señor Demonio. Uno de sus brazos penetró el pecho de Ye Zong y sangre fue rociada por todos lados. El Señor Demonio lamió la sangre que había salpicado en su rostro, “¡Tsk, Tsk, que esencia tan fragante! Ye Mo, nosotros dos hemos peleado por decenas de años y hoy día, tu hijo morirá en mis manos. Pero no te preocupes, no dejaré que él muera solo. ¡Yo acabaré con tu vida después y dejaré que los dos se unan en el inframundo!”

En el momento en que el Señor Demonio había penetrado el pecho de Ye Zong, una determinación inquebrantable se expresó a sí misma en el rostro de Ye Zong. Su adrenalina se disparó y una energía salvaje se esparció por los alrededores, emanando de su cuerpo.

Un frío que penetraba hasta los huesos congeló instantáneamente los alrededores.

Una sonrisa de alivio era mostrada en la cara de Ye Zong. “¡Nie Li, cuida bien de Yun’er!”

En su corazón, él ya estaba muy satisfecho. Haber podido confiar a su hija a alguien como Nie Li, él ahora podía descansar en paz.

El cuerpo de Ye Zong se convirtió en hielo y una aterradora helada se extendió instantáneamente sobre el cuerpo del Señor Demonio.

*¡Boom!*

Dos de los brazos del Señor Demonio estallaron y él instantáneamente emitió miserables chillidos de dolor, “¡Maldita hormiga, incluso al morir, todavía te atreves a herirme!” El Señor demonio rugió furiosamente cuando la técnica secreta de Ye Zong hizo que el sufriera fuertes lesiones.

“¡Padre!” Ye Ziyun gimió penetrantemente.

“Ye Zong,” Ye Mo estaba aturdido por un momento. En ese instante, él no podía soportar tal impacto emocional. Él no podía imaginar a Ye Zong morir.

Los demás, a los costados, también estaban anonadados. Ellos nunca creyeron que el Señor Demonio realmente mataría a Ye Zong luego de tener en su poder la Piedra Espíritu Demoníaco.

El Señor Demonio ya había tomado su decisión. ¡Sin importar si Ye Mo le daba o no  la Piedra Espíritu Demoníaco, él igual habría matado a Ye Zong!

Ye Zong había ejecutado la técnica de autodestrucción de la familia Viento de Nieve. Una vez que esta técnica era ejecutada, su alma sería completamente destrozada. Mientras él veía el cuerpo del Ye Zong convertirse en hielo, los ojos de Nie Li se enrojecieron. Una ira llenó su pecho, incluso él no se imaginó que el Señor Demonio mataría a Ye Zong sin una razón.

Una helada expresión cubría el rostro de Nie Li al tiempo que sus aterradores intenciones asesinas se esparcían alrededor suyo. La Espada Meteorito del Dios del Trueno en sus manos emitió un brillo ardiente y llenó el cielo con rayos.

Aquel resplandor se reflejó en el rostro de Nie Li, parpadeando en relucientes lágrimas.

Innumerables recuerdos de su tiempo con Ye Zong se cruzaron por su cabeza. Desde la primera vez que se conocieron y habían peleado hasta la actitud de Ye Zong hacia él cambiando lentamente y admitiendo gradualmente su relación con Ye Ziyun.  En el corazón de Nie Li, aunque Ye Zong era alguien con quien discutía constantemente, Ye Zong aún era una especie de padre benevolente.

Aquella imagen de Ye Zong aún permanecía en su mente.

En el instante en que Ye Zong murió, los ojos de todos se tornaron de un rojo escarlata y estaban listos para pelear contra el Señor Demonio. Sin embargo, ellos súbitamente sintieron una aterradora aura asesina que causó que la sangre dentro de sus cuerpos se solidificara.

Ellos giraron sus cabezas y vieron a Nie Li. Su ropa estaba revoloteando mientras su cuerpo era envuelto por las tres aterradoras Leyes de la Energía. La Espada Meteorito del Dios del Trueno en su mano también desprendía un poder inimaginable.

*¡Boom!* *¡Boom!* *¡Boom!*

El aura de Nie Li surgió. En este momento, él parecía como un dios demoníaco que había ascendido desde el inframundo.

Cuando él regresó a este tiempo, en esta vida, Nie Li tenía la intención de cambiar el destino de todos, incluyendo el de Ye Zong. Sin embargo, él se dio cuenta ahora de que no era capaz de controlar el destino de todos.

Aquella vez, Nie Li sentía un poco de simpatía por el Señor Demonio. Después de todo, el padre adoptivo del Señor Demonio había sido asesinado; por eso, él traicionó a Ciudad Gloria. Sin embargo, Nie Li nunca pensó que el Señor Demonio estaría tan demente. Cuando él pensó en la muerte de Ye Zong, el corazón de Nie Li ardió con una ira eterna.

“¡MUERE!”

Con esas enormes intenciones de matar, Nie Li se convirtió en la demonización de la sed de sangre, y se fijó en el Señor Demonio. Innumerables rayos salieron disparados hacia el Señor Demonio, haciendo que todo el cielo se viera como si estuviese a punto de ser desgarrado por su ira.

El Señor Demonio había sido lesionado por Ye Zong y dos de sus brazos habían sido destrozados. Antes de poder recuperarse, él sintió un infinito intento asesino abalanzarse contra él, sofocándolo con su enorme presión. ¡Él nunca imaginó que Nie Li sería capaz de estallar con tal poderosa fuerza!

Probablemente Nie Li usó alguna técnica secreta que le permitió incrementar su fuerza muchas veces más.

¡Por primera vez, el Señor Demonio sintió peligro; esa energía era suficiente para destruirlo completamente! Anteriormente, él no puso a Nie Li como un gran problema. Desde su punto de vista, incluso si él no podía ser capaz de matar a Nie Li, matar a los compañeros de Nie Li sería más que suficiente. Si fuese solo Nie Li, era simplemente imposible para él ser una amenaza para el Señor Demonio.

Sin embargo, él estaba equivocado. Él nunca imaginó que Nie Li sería capaz de convocar tan poderosa aura en este instante.

Nie Li rugió en ira mientras empuñaba la Espada Meteorito del Dios del Trueno en sus manos y la blandía cortantemente hacia el Señor Demonio. Un largo rayo penetró el cielo y trajo consigo una sofocante presión sobre el Señor Demonio.

El Señor Demonio inmediatamente empuñó su par de mazos y usó toda su Ley del Infierno para desatar una salvaje energía contra el rayo.

*¡Boom!*

El Cielo casi fue partido en dos. La energía disipada envió instantáneamente a Du Ze, Lu Piao, y el resto rodando lejos. Esta energía no era algo que ellos podían soportar incluso con el rango Leyenda. Ellos eran como hormigas en un tsunami.

“¡Qué energía tan poderosa!” Du Ze y el resto estaban completamente en shock.

Un gigantesco rayo cayó tan fuertemente, que fue como si estuviese tratando de herir al mundo.

El Señor Demonio no podía soportar tan poderoso ataque con sus mazos y fueron enviados volando de sus manos. El impacto del rayo devoró todo su cuerpo y destrozó varios de sus brazos en un instante.

“¡ARGHHH!” El Señor Demonio chilló miserablemente.

El rayo destruyó todos los brazos del Señor Demonio. Justo cuando estaba a punto de caer en su pecho, su pecho de repente brilló con una luz intermitente y fue enviado a volar.

El Señor Demonio escupió una bocanada de sangre mientras que un shock profundo se mostraba en sus ojos. El poder de este rayo era simplemente demasiado poderoso; no era algo que él podía soportar. Si no hubiera sido por su atesorada armadura, él hubiese sido destruido por ese rayo.

Nie Li era como un dios demoníaco que había descendido, haciendo que los demás se sientan como indefensos mortales.

Cuando él se dio cuenta de que el Señor Demonio aún seguía con vida, Nie Li blandió la Espada Meteorito del Dios del Trueno una vez más en un arco hacia él.

*¡Boom!*

El Señor Demonio fue enviado volando otra vez. Esta vez, sus dos piernas e incluso su cabeza habían sido destruidas por ese pilar de rayos. Sin embargo, la Armadura Tesoro aún protegía su cuerpo a duras penas, convirtiéndolo en un rayo de luz que fue disparado a la distancia.

“¡MATAR!” Nie Li aún estaba en un estado de ira mientras movilizaba su pilar de rayos a perseguir a ese rayo de luz. Innumerables descargas eléctricas llovieron del cielo.

*¡Boom!* *¡Boom!* *¡Boom!*

Innumerables descargas eléctricas cayeron en el rayo de luz; sin embargo, éste siguió rasgando el cielo y eventualmente desapareció en el horizonte.

“¡Señor Demonio, incluso si escapas a los confines del mundo, yo te perseguiré y te destruiré! ¡Yo me aseguraré de que nunca reencarnes por toda la eternidad!” La furiosa voz de Nie Li resonaba a través del horizonte.

La atesorada armadura del Señor Demonio era de por lo menos Tesoro Grado 3 en el Reino de las Ruinas Dracónicas. En este Mundo Diminuto, aparte de expertos poderosos como el Maestro de las Tinieblas, nadie más podía matar al Señor Demonio. ¡Por ahora, Nie Li no le podía hacer nada al Señor Demonio!

¿Ayudaría el Maestro de las Tinieblas a Nie Li a matar al Señor Demonio? ¡Eso era prácticamente imposible!

En los ojos de los expertos como el Maestro de las Tinieblas, ambos, Nie Li y el Señor Demonio estaban en igualdad de posiciones. Ellos tenían talentos decentes, eso era todo. Sólo al alcanzar el Reino de las Ruinas Dracónicas y manejar suficiente fuerza, aquellos expertos les pondrían con algo de consideración.

Nie Li miró al horizonte con estupor mientras su tirana aura se debilitaba gradualmente. ¿Ye Zong está muerto?

Justo temprano en la mañana él había estado hablando y riendo con Ye Zong. Ahora, en este instante, él ya no se encontraba aquí. Nie Li aún no era capaz de aceptar aquel hecho

descarga pdf flechas

Anuncios

4 comentarios en “Tales Of Demons And Gods Capítulo 259

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s