Tales Of Demons And Gods Capítulo 258

descarga pdf flechas

Tales Of Demons And Gods 258 – Rehén

Muy poco podía ser visto a través del cielo lleno de polvo mientras las partículas caían lentamente, con excepción de las dos figuras que estaban en lo alto del cielo. Uno era un sujeto delgado con una mata de cabellos y barba blanca. Los ciudadanos de Ciudad Gloria lo contemplaban como a su dios de la guerra, Ye Mo. La otra persona vestía ropas blancas mientras estaba envuelto en una terrorífica tormenta. ¡Él es la persona a la que Nie Li había enfrentado antes: el Señor Demonio!

El Señor Demonio posaba orgulloso en el cielo mientras que una majestuosa tormenta compuesta de Ley del Infierno giraba alrededor suyo. En ocasiones la energía cambiaba a sí misma en imágenes de todo tipo de demonios.

“Ye Mo, ha pasado bastante tiempo desde que nos conocimos. Nunca creí que podrías ser capaz de encontrarme a pesar del hecho de que he ido a tales extremos para ocultarme.” El Señor Demonio sonrió fríamente. Incluso aunque estuviese enfrentándose a la ciudad entera solo, él aún estaba calmado y sereno.

“Después de tanto tiempo, nunca creí que el Señor Demonio se atrevería, una vez más, a mostrar su estimada presencia en mi Ciudad Gloria. ¿Me pregunto qué consejos ha traído consigo el Señor Demonio?” Los cabellos de Ye Mo revoloteaban con el aire mientras la Ley del Viento de Nieve se revolvía alrededor suyo y se condensaba ocasionalmente en carámbanos.

“Parece ser que Ciudad Gloria ya no ofrece mucha bienvenida. ¡Pero de cualquier modo, yo aún así nací en Ciudad Gloria!” El Señor Demonio sonrió casualmente mientras su majestuosa aura presionaba a Ye Mo.

“Tú traicionaste a nuestra Ciudad Gloria y fuiste exiliado hace mucho tiempo.” Ye Mo frunció las cejas por un breve momento. Él podía sentir que la Ley de la Energía del Señor Demonio era más fuerte que antes, hasta el punto en que Ye Mo ya no era capaz de contenerlo.

Una presión sofocante hizo que Ye Mo se sintiese como si todos sus huesos en su cuerpo estuviesen siendo destrozados.

El Señor Demonio rio contentamente mientras su mirada se volvía fría, “¡Ustedes sólo son un puñado de fanáticos obstinados! ¿Realmente fui yo quien traicionó a ciudad Gloria o fue Ciudad Gloria quien me traicionó a mí? De cualquier forma, ustedes deberían regocijarse; ya no me interesa perseguir viejas historias.”

“Dado que ya no tienes interés en ellas, entonces ¿Por qué has venido a Ciudad Gloria?” Ye Mo miraba fríamente al Señor Demonio.

“Hay algo que quiero en Ciudad Gloria. Mientras me lo entregues, todas nuestras disputas serán eliminadas. ¡De lo contrario, yo causaré caos aquí!” El Señor Demonio tenía un rastro de demencia en su expresión.

Ye Mo fruncía mientras que una corazonada se le posó en su corazón. “¿Qué es lo que quieres?”

El Señor Demonio resopló fríamente, “¡Estás preguntándome cuando ya sabes la respuesta! Mientras me entregues la Piedra de Espíritu Demoniaco que contiene esa bestia demoníaca, yo olvidaré el pasado. ¡De lo contrario, puede que empiece una masacre!”

Nie Li frunció las cejas por un breve momento. ¿La Piedra de Espíritu Demoníaco que contenía aquel espíritu demoníaco? ¿Exactamente de qué estaba hablando?

Así que el Señor Demonio vino por un espíritu demoníaco. Sin embargo, Nie Li no tenía absolutamente la menor idea de cuál bestia demoníaca podría tentar tanto al Señor Demonio, a pesar del hecho de que ya poseía al Diablo Infierno-Oscuro de Ocho Brazos.

El aura proveniente del Señor Demonio se volvió más y más poderosa y Ye Mo estaba gradualmente cediendo contra la presión. Nie Li voló hacia el cielo, y se detuvo al lado de Ye Mo. Él miró fríamente al Señor Demonio y atacó con sus tres Leyes de la Energía.

El Señor Demonio vio a Nie Li mientras sus largos ojos se entrecerraban ligeramente.

“¡Tú de nuevo!” Él resopló, “Si no fuera por ti, Ciudad Gloria ya sería mía. ¡Si aún insistes en meterte en mi camino, entonces no me culpes por matarte!”

“Señor Demonio, no es como si no hubiésemos peleado antes. ¡Si usted es capaz de matarme, entonces venga!” Una severa presión erupcionó de Nie Li.

*¡Wuush!* *¡Wuush!* *¡Wuush!*

Yu Yan, Duan Jian, Du Ze, Lu Piao, Ye Ziyun, Xiao Ning’er, Ye Zong, y los demás volaron hacia el cielo y rodearon al Señor Demonio.

Decenas de diferentes tipos de Leyes de la Energía fueron liberados hacia el Señor Demonio.

*¡Boom!* *¡Boom!* *¡Boom!*

Explosiones intensas de Ley de la Energía se desataron en el cielo.

Aunque la Ley del Infierno del Señor Demonio es muy poderosa, aún así no podía soportar todos los ataques. El Señor Demonio gruñó y rugió furiosamente mientras se fusionaba rápidamente con su Diablo Infierno-Oscuro de Ocho Brazos.

El Diablo Infierno-Oscuro de Ocho Brazos era de un color rojo escarlata y emitió otro furioso rugido mientras movía sus manos y bombardeaba ataques contra ellos.

Nie Li gruñó fríamente mientras movilizaba su fuerza del alma y se fusionaba con su Panda Colmilludo. Él ensanchó su boca y escupió una Explosión Yin-Yang hacia el Diablo Infierno-Oscuro de Ocho Brazos.

Una intensa pelea se desató en el cielo mientras que el grupo unía fuerzas en contra del Señor demonio. El Diablo Infierno-Oscuro de Ocho Brazos blandía una espada filuda en una mano mientras peleaba contra el grupo.

Nie Li frunció las cejas. Aunque su Cuerpo Supremo era poderoso, por medio de su actual enfrentamiento, él podía darse cuenta de que el Señor Demonio había subido su fuerza por otro nivel. El Señor Demonio probablemente formaría su primer Alma Destino muy pronto. Dentro de este Mundo Diminuto, un experto que formase un Alma Destino era extremadamente poderoso. Sin importar cuantos expertos de rango Semidiós atacasen, ellos nunca serían un rival.

Enfrentado con tantas personas atacándolo por los costados, El Señor Demonio estaba en desventaja. Sin embargo, gracias a su poderoso cuerpo físico, él no mostraba signos de perder por el momento.

Parecía que Nie Li tenía que usar algunas técnicas secretas, si quería derrotar al Señor Demonio. Nie Li sacó de repente su Espada Meteorito del Dios del Trueno. Instantáneamente, descargas de rayos se reunieron en su espada.

Las pupilas del Señor Demonio se encogieron ligeramente cuando reconoció el arma en manos de Nie Li. Ciertamente, Nie Li tenía unos cuantos métodos ocultos bajo la manga. El Señor Demonio sintió un aura destructiva proveniente de la Espada Meteorito del Dios del Trueno.

Esta Espada Meteorito del Dios del Trueno es un arma muy aterradora. Cuando Nie Li se encontraba todavía en el rango Oro, ya era capaz de exhibir un terrorífico poder; ahora que él había alcanzado el rango Leyenda, el poder desatado sería mucho más aterrador. Un torrente sin fin de descargas de rayos se reunió en la Espada Meteorito del Dios del Trueno. Nie Li aulló furiosamente y blandió la espada hacia el Señor demonio.

Una descarga de rayos de una longitud de cientos de metros se disparó hacia el Señor Demonio.

La descarga de rayos contenía tan devastadora energía que los aliados que estaban cerca fueron forzados a retroceder.

Al tiempo que sentía el aterrador rayo volar hacia él, incluso el Señor Demonio no pudo evitar cambiar su expresión. Él aulló en ira mientras que dos gigantescas mazas aparecían en dos de sus manos y las chocó entre sí. Una poderosa energía se disparó hacia el rayo que Nie Li había desatado.

*¡Boom!*

Las dos energías colisionaron como si intentasen partir el cielo en dos. La energía disipada, liberada por la colisión, convirtió instantáneamente un número de edificios en cenizas.

El rayo de Nie Li lentamente ganaba camino mientras cortaba la energía opuesta en dos y continuaba su recorrido hacia el Señor Demonio.

¡El Señor Demonio nunca imaginó que el poder de la Espada Meteorito del Dios del Trueno sería tan aterrador!

Al saber que el rayo estaba a punto de chocar contra él, el Señor Demonio curvo las esquinas de su boca en una fría sonrisa mientras que repentinamente desaparecía de su lugar y reaparecía cien metros lejos. Él Luego procedió a cargar en su dirección.

El rayo había fallado. Mientras Nie Li observaba al Señor Demonio cargar contra ellos, él sentía una mala premonición e inmediatamente agitó la Espada Meteorito del Dios del Trueno contra el Señor Demonio. Ye Mo y los demás también enviaron sus ataques contra el Señor Demonio.

*¡Boom!* *¡Boom!* *¡Boom!*

El Señor demonio cargó hacia la multitud y envió volando a Du Ze con un golpe. Aquella aterradora energía suya envió a Du Ze volando hacia atrás por decenas de metros y le hizo escupir sangre.

El Señor Demonio derribó a todos y todo lo que se ponía en su camino; incluso Nie Li no podía soportar el ataque por completo, sin mencionar a los demás. Ye Ziyun y Xiao Ning’er también fueron enviadas volando. Duan Jian y Yu Yan también tuvieron el mismo destino. Luego una terrorífica aura estalló del cuerpo del Señor Demonio, como un espectro violento.

Mientras veían al Señor Demonio cargar contra ellos, Ye Zong resopló fríamente y se fusionó con su Gran Simio Viento de Nieve. Una luz dorada fue liberada de su cuerpo mientras él blandía su espada contra el Señor Demonio.

Al mismo tiempo, Nie Li también blandió su espada contra el Señor Demonio.

El Señor Demonio resopló fríamente y desapareció una vez más. Esta vez, él reapareció detrás de Ye Zong y envió volando la espada de Ye Zong antes de cogerlo por el cuello con una mano.

La Ley del Infierno atrapó a Ye Zong e incluso destrozó su armadura. Suprimido por la Ley del Infierno, el espíritu demoníaco de Ye Zong desapareció rápidamente, regresándolo a su forma humana.

Bajo la presión de esta aterradora energía, Ye Zong gruñó de dolor.

Justo cuando la espada de Nie Li estaba a punto de golpear, se detuvo en medio del aire.

“¡Ye Zong!” Ye Mo se había preparado para cargar contra él, pero del miedo de que el Señor Demonio hiriese a Ye Zong, él se detuvo en medio del aire.

“¡Padre!” Ante esta visión, Ye Ziyun tuvo al instante una ansiedad estampada en su rostro.

El Señor Demonio miró a Nie Li y rio fríamente, “¡La espada en tus manos es ciertamente poderosa! Si tuviéramos que pelear, no sería capaz de hacerte nada. ¡Sin embargo, tú tienes muchas debilidades! Todos los presentes son tu debilidad. ¡Sin incluirte a ti, yo puedo matar a todos los demás aquí!”

Nie Li apretó fuertemente la Espada Meteorito del Dios del Trueno hasta que venas aparecían de sus brazos. Lo que el Señor Demonio acababa de decir era cierto. ¡Todos los presentes eran su debilidad! ¡Porque todo ellos eran importantes en su vida!

Él miró al Señor Demonio, y dijo en una voz que era como escarcha eterna, “Déjalo ir y te dejaré ir. Nos ocuparemos de nuestros propios asuntos de ahora en adelante. ¡Pero si tu hieres a alguno de los presentes, incluso si tengo que perseguirte al Reino de las Ruinas Dracónicas, yo te masacraré completamente!”

Al escuchar a Nie Li, el Señor Demonio rio salvajemente. “¿Tú me estás amenazando? ¡En todos mis cientos de años, siempre había sido yo el que amenazaba y no al revés!”

En ese momento. Ye Zong se encontraba en manos del Señor Demonio; por ende, Nie Li no se atrevía a hacer ningún movimiento innecesario.

El Cuello de Ye Zong era apretado por una enorme mano que inyectaba Ley del Infierno en su cuerpo, haciendo que su propia Ley de la Energía dentro suyo colapsara. Sólo con gran dificultad él podía pronunciar una palabra; la fuerza de Ye Zong estaba simplemente muy lejos de alcanzar a la del Señor Demonio.

“¡No te preocupes por mí, sólo mátalo!” Gritó dolorosamente Ye Zong mientras reunía lo poco que le quedaba de Ley de la Energía y atacaba al Señor Demonio.

“¿Aun luchando con la fuerza de una hormiga?” El Señor Demonio rio fríamente y cogió el brazo derecho de Ye Zong. Con un tirón, él arrancó todo el brazo de Ye Zong. Sangre salpicó en todas direcciones. Ye Zong gimió de dolor, pero un momento después, se forzó a aguantarlo. Su expresión estaba torcida del intenso dolor.

“¡Padre!” Exclamó Ye Ziyun al ver el estado miserable de Ye Zong. Ella formó carámbanos, pero justo cuando estaba a punto te lanzarlos, ella fue detenida por Ye Mo.

Si ella cargaba contra el Señor Demonio en este instante, no sólo no salvaría a Ye Zong, sino que también se pondría en peligro. Ye Mo dio un paso adelante y desató su Ley del Viento de Nieve hacia el Señor Demonio. “Señor Demonio, deje ir a Ye Zong. ¡De lo contrario, ni sueñes con dejar hoy Ciudad Gloria con vida! ¡Incluso si tengo que dar mi vida, veré que mueras!”

“Ye Mo, ¿Realmente piensas que tus tratos significarán problema para mí? ¿Dejarme aquí? ¡Cómico! Pronto formaré mi Alma Destino. ¡Ustedes no son más que hormigas ante mis ojos!” Una aterradora aura asesina emitía del cuerpo del Señor Demonio mientras que su Ley del Infierno surgía como un maremoto. “¿Realmente creen que todos ustedes pueden hacerme daño?”

descarga pdf flechas

Anuncios

4 comentarios en “Tales Of Demons And Gods Capítulo 258

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s